jueves, 15 de febrero de 2007

VIOLACIONES DE LOS DERECHOS HUMANOS EN ESPAÑA (II)

Antes de empezar a hablar de De Juana Chaos es conveniente aclarar ciertos puntos, para evitar que el lector se despiste y centre su atención y juicio en cuestiones que no son las que se tratan, y para evitar que éstos estén condicionados por prejuicios que es muy fácil formarse en un tema que golpea tanto la sensibilidad.

En primer lugar, mi artículo no está motivado por la persona individual llamada Iñaki De Juana; su situación, que ha sido objeto de acalorados debates en la prensa a nivel internacional, no me interesa demasiado EN CUANTO A SU PERSONA, como individuo. Desde luego que yo sufro también por el dolor de los individuos, pero siempre he intentado sustraerme a la tendencia –nada casual, por supuesto- que imponen los medios de comunicación de presentar algo particular como ejemplo de un problema mayor, provocando que la atención se circunscriba tan sólo a ese caso particular presentado. Un ejemplo muy ilustrativo es la práctica del apadrinamiento de niños, que contenta las conciencias del mundo desarrollado singularizando los elementos que componen el drama, dándoles un nombre y un rostro; y priva a estas conciencias de llegar a la raíz del problema.

En definitiva, mi artículo no trata de De Juana Chaos, sino de la violación sistemática de la Libertad de Expresión que se practica en España y de cómo se ha desvirtuado el valor de la Ley en el desarrollo del caso que nos ocupa.

La otra consideración la hago para adelantarme a los previsibles juicios equivocados que los lectores puedan hacer sobre mi postura ante la persona de De Juana. Para que nadie se confunda, estos son:

Simpatizo con la causa independentista vasca, como simpatizo con cualquier causa independentista allá donde se dé, en tanto que la descentralización del poder supone una mayor libertad de los individuos y una mayor capacidad de decidir su destino; y desapruebo de ella que no se orienta hacia esa libertad sino más bien a instaurar otro Estado que aunque más pequeño sería más omnipresente. En cuanto al uso de la violencia contemplado en los métodos para alcanzar su objetivo, lo condeno enérgicamente, como ya he declarado en el artículo que abrió estos mis “escritos corsarios” exponiendo mis principios.

Aclarados estos puntos, comienzo.

VIOLACIONES DE LOS DERECHOS HUMANOS EN ESPAÑA (II)

IÑAKI DE JUANA CHAOS, PRESO DE CONCIENCIA

En los últimos días, a raíz de las noticias que ha ido ofreciendo el caso del ex – terrorista etarra Iñaki De Juana Chaos (su huelga de hambre, la entrevista en el hospital publicada por el diario inglés “The Times”, la posible y efectiva rebaja en su condena por amenazas), hemos asistido a la publicación en medios de prensa a una marea de declaraciones y expresiones bastante acaloradas de opiniones, casi todas en una dirección, que se pueden resumir con esta frase: “De Juana es un brutal asesino y debe permanecer en la cárcel”, con eventuales añadidos que señalan el carácter incontrito del personaje y la muy singular cuenta que nos dice que no ha cumplido ni un año de condena por víctima causada como agravantes de una posible excarcelación. De este hecho se desprenden dos temas de discusión: uno concierne al Derecho, a los modos de entender la parte punitiva de la Justicia. Este es un tema extremadamente complejo e interesante, que he pensado abordar muchas veces en esta reseña, pero por su carácter extemporáneo lo voy posponiendo hasta encontrar el momento justo. El otro tema que se desprende concierne a la Sociología, y se refiere a los complejos mecanismos psicológicos que operan en los individuos de una sociedad capaces de llevarles a una misma opinión casi sin excepción, apartándoles de la lógica, la razón y la Justicia - atributos humanos por excelencia, y en consecuencia animalizándoles. Este tema me parece extremadamente interesante y lo abordaré en el tercer artículo de esta serie, a modo de cierre de la misma.

El resto de opiniones vertidas que no seguían esta inmensa mayoría optaban por desentenderse de la cuestión e instaban a respetar las instituciones de la Justicia española, pero también éstas pasaban por alto dos hechos de capital importancia para todos los ciudadanos españoles, pues demuestran de modo muy claro el derrumbe de los valores democráticos en España, cosa que hoy ha golpeado a Iñaki De Juana pero otro día podría golpear a cualquier ciudadano. El primero de estos hechos es que el ciudadano De Juana ha visto brutalmente violado su derecho fundamental, reconocido por la ONU en la carta de Derechos Humanos (ART. 19), a la Libertad de Expresión al ser encarcelado por publicar dos textos de opinión. Y el segundo es que en este proceso hemos visto al aparato judicial español actuar no buscando hacer justicia, sino intentando satisfacer la mezquina sed de venganza de la sociedad española y siendo esclavo del poder político, saltándose para ello cualquier ley y derecho del ciudadano; de modo que el proceso ha desvirtuado por completo la Justicia, ha hecho desaparecer de un plumazo la separación de poderes y en definitiva ha demostrado que la Justicia no es independiente e imparcial sino que es instrumento y mano ejecutora de ciertos grupos.

Conviene tener en cuenta que la intención de mantener a De Juana en la cárcel a cualquier precio no fue en ningún momento ocultada por el Gobierno ni por la Justicia. Que la Justicia deba recurrir a estratagemas para corregir deficiencias en su sistema penal es lamentable, pero es lícito si se hace siguiendo la legalidad. Pero en el caso de De Juana no fue así, y para que el lector se convenza le invito a que lea los artículos por los que fue condenado (“El Escudo” y “Gallizo”) y juzgue él mismo, pero antes debe despojarse de la obsesión que tanto daño ha hecho a la sociedad a la hora de juzgar el caso, me refiero a la condición de asesino de De Juana; que el lector aísle los artículos de su contexto y se limite a considerar si en ellos se expresa amenaza alguna. Pues que De Juana es un asesino ya ha quedado probado en un proceso hace años, ya ha sido condenado y ya ha cumplido su condena, ahora lo que nos ocupa es si ha publicado amenazas o no.

El lector que haya logrado hacer un análisis desapasionado de los textos reconocerá en “El Escudo” una llamada a la constancia a los militantes de la izquierda abertzale, y nada más. Ni el mismo tribunal que condenó a De Juana consideró esto “apología del terrorismo”, porque en ningún momento llama a la violencia. El texto está salpicado de consideraciones muy negativas sobre jueces, funcionarios de prisiones y políticos –motivos recurrentes en cualquier luchador por la independencia de Euskadi y que conforman una estructurada visión del Estado Español-, pero en ningún momento amenaza a estas personas. No he leído la sentencia de la Audiencia Nacional, pero me imagino que se ha apoyado en la frase que cierra el artículo, que es la que en un intento desesperado de justificar la injusticia han citado todos los medios de prensa: “«Sacad vuestras sucias manos de Euskal Herria». Sí, sacadlas, porque otro camino sólo implica más sufrimiento. O el futuro terminará demostrando, sin duda, que os quedasteis sin ellas”. La frase se presta a interpretaciones diversas y sería imposible certificar que De Juana quería decir que le cortaría las manos a nadie o que es una metáfora de cualquier tipo de violencia hacia sus enemigos. Y en su contexto se aprecia que la invocación es genérica y no se refiere a nadie en particular, de modo que el daño de amenaza no puede existir pues ningún individuo se podría sentir amenazado. La otra frase citada con frecuencia, “Jueces (…) no merecéis ningún respeto ni consideración”, es mucho más ligera y se inscribe en las opiniones generalizadas de la izquierda abertzale sobre las instituciones del Estado Español.

“Gallizo” es un artículo de mucha más calidad: mejor estructurado, sin el carácter inconexo del anterior ni caídas en lo grosero. El tema es la nueva política penitenciaria del gobierno del PSOE, que De Juana critica negativamente acusándola de recuperar para cargos importantes a antiguos supuestos torturadores, de los cuales hace un repaso narrando sus recuerdos y encuentros con estos personajes. En este artículo es imposible encontrar ni con malos ojos una expresión mínimamente ambigua que pueda albergar una amenaza velada. La frase citada con frecuencia, de nuevo la que cierra el artículo, “Y entonces, incluso yo sería capaz de imaginarme a la señora Gallizo de otra manera de la que es”, ha sido presentada en los medios intencionadamente descontextualizada para provocar la sugerencia de que De Juana se la imagina muerta, cuando esa frase remite a un párrafo de ambiente onírico anterior y entendiendo el conjunto desaparece una posible alusión a la muerte de la señora Gallizo. De este artículo me imagino que los jueces habrán considerado que las consideraciones negativas que De Juana hace de los funcionarios de prisiones suponen en sí una amenaza. Esto equivale a decir que si a usted le cae mal su jefe y habla mal de él con sus compañeros, lo está amenazando de muerte. Evidentemente no produce la misma inquietud que piense pestes de ti un oficinista padre de familia que un terrorista convicto por 25 asesinatos, pero de nuevo nos debemos atener a la Ley: no se puede condenar a alguien porque un tercero considere que éste le hace daño, debe existir una evidencia reconocible del daño por personas ajenas. Y en este caso, aunque la señora Gallizo y los demás funcionarios hayan podido inquietarse por el escrito de De Juana, ello no implica delito por parte del ex – terrorista. Por otra parte, que no nos engañen los funcionarios supuestamente amenazados: que De Juana y el resto del movimiento independentista vasco piensan eso de ellos no les es ajeno, ni ahora ni nunca, por lo cual el hecho de publicarse en prensa no tiene por qué aumentar su inquietud.

Hemos visto, a través del análisis detallado y objetivo de los textos originales de De Juana, hasta qué punto la Justicia ha engañado al pueblo y ha traicionado sus propios principios, hasta qué punto se ha rebajado. El asunto es de extrema gravedad, como apunté al inicio: la Justicia está instrumentalizada, no es imparcial, no es justa. No debemos sentirnos tentados de pensar que la Justicia sólo será Injusticia con los terroristas: si usted alza la voz para denunciar otras injusticias, tal vez acabe víctima de una, porque hemos visto que la Injusticia no se detiene ante nada, se ha revelado como un monstruo. Remito al lector a la primera entrega de esta reseña, en la que hablo de la “Nueva Justicia”, la justicia burguesa neocapitalista en la que la Democracia tiene límites en sus libertades, y estos están justamente en el punto donde una opinión diferente se convierte en oposición al orden. Todos somos potenciales terroristas, terrorista ya no es sólo el que pone una bomba, es también el que no pasa por el aro. La Democracia futura, la que se está extendiendo en Occidente, se autoprotege, impide que el individuo contemple otras opciones, y ahí se convierte en otra forma de opresión, más mezquina por insincera: trata de pasar por paraíso de libertades. Es nuestro deber desenmascararla.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

...IÑAKI DE JUANA CHAOS, PRESO DE CONCIENCIA...

¡¡¡¿De conciencia?!!!
¿Seguro? ¿Y los muertos?


...De Juana ha visto brutalmente violado su derecho fundamental, reconocido por la ONU en la carta de Derechos Humanos (ART. 19), a la Libertad de Expresión...

Un ser que mata a 25 personas y se siente orgulloso, no es una persona. Es un animal, y como tal debería ser tratado. Si quieres, ante la Libertad de Expresión que expones, hago una carta a un periódico donde digo que te voy a matar ¿te parece bien?

...Pues que De Juana es un asesino ya ha quedado probado en un proceso hace años, ya ha sido condenado y ya ha cumplido su condena...

¿Seguro que ha cumplido su condena? ¿Es justo una condena rebajada al máximo que permite esa Ley que tanto criticas? Su condena es de 10 vidas en la carcel. ¿Ha cumplido su condena?... patético.


...Todos somos potenciales terroristas, terrorista ya no es sólo el que pone una bomba, es también el que no pasa por el aro....

Te vuelves a equivocar. Terrorista es el que mata, y tus opiniones están muy cercanas a esos que defienden el terrorismo y acusan al gobierno y a las leyes de culparos a todos. Se culpa a los asesinos, y bastante poco, por cierto.

Xurxo Ventos dijo...

Querido lector que te escondes en el anonimato, respondo a tu encendido comentario.

Se llama "preso de conciencia" a la persona que es encarcelada por expresar su opinión. Es el caso de De Juana, ya que en los artículos por los que se le condena, que te invito a leer, es imposible encontrar ningún indicio de delito. El mezclar el tema de los asesinatos, ya cerrado, con la condena que cumple ahora mismo De Juana es un error que se debe a la dificultad de abstraerse de un tema tan horrible como el quitar la vida a seres humanos; pero es necesario hacerlo para discutir sobre el tema dentro de los límites de la razón.

De Juana es un ser humano como usted y como yo. Que usted lo ponga en duda arroja mucha luz sobre el porqué de sus opiniones. Personas como usted son las que están llevando a la sociedad occidental a distinguir entre categorías de personas, unas que merecen derechos y otras que no los merecen, proceso por el cual la humanidad camina hacia atrás en el tiempo, hacia el feudalismo, desandando el doloroso camino por la conquista de los Derechos Humanos en el que tantos hombres justos y abnegados dieron su vida.

Si desea amenazarme, en público o en privado, adelante: no cometerá delito porque a mí no me causará ningún mal, ya que no me importa en absoluto lo que pueda decir sobre mí. Una amenaza se contempla como delito cuando produce daños graves, como ansiedad, pánico crónico y paranoia. No he leído la ley al respecto, pero el sentido común (por el que se guían las leyes) me dice que así ha de ser.

Cumplir una condena no quiere decir pasar en la cárcel todos los años que la condena dicta. El proceso penal no acaba en el juicio. Por otra parte, la ley en España impone un límite máximo de permanencia en la cárcel, que creo recordar que es de 30 años. Sobre si es justo o no el tiempo que De Juana ha pasado en la cárcel no me ocupo en mis artículos, simplemente digo que el proceso por los asesinatos ha cumplido todo su ciclo y legalmente el preso De Juana ha purgado sus culpas al respecto; y lo hago para hacer notar que la condena actual no es por los asesinatos sino por expresar su opinión, que es lo que me interesa.

Cuando digo que todos somos potenciales terroristas me refiero a la verificada ampliación del término, no sólo a nivel conceptual sino a nivel legal (por ejemplo, el cambio de leyes que ha permitido considerar a los muchachos de Jarrai ya no como "asociación con fines violentos" sino como "terroristas"), hecho que me preocupa enormemente pues revela una tendencia de la sociedad a recortar los derechos civiles y a endurecer la represión de los disidentes, incluyendo los pacíficos.

En general, creo que has leído mal mis artículos, lleno de prejuicios. Te invito a que hagas una lectura desapasionada, aunque sé que es difícil. No defiendo a los terroristas: hago notar un hecho importante a nivel legal. Te invito a que leas mi "Presentación de los Escritos Corsarios", en los que hago una declaración de principios en la que rechazo la violencia en todas sus formas.
Te recomiendo que te desembaraces del odio que revelan tus palabras: es un sentimiento malsano.

peterlasting@hotmail.com dijo...

vale, ya estoy desapasionoado. Te parece adecuado recordarnos en estos momentos a las victimas de ese asesino que "está muy bien en la calle", que "nos guste o no ya ha cumplido con la sociedad"??

Y en ese "ha cumplido", listillo demagogo, se incluyen los miles de millones de pesetas de indemizaciones que debe a nuestros hermanos y a ti y a mi que somos los que en ultima instancia pagamos??

Sabes que si no pagas lo que debes tambien vas a la carcel??

A gentuza como esta el fiscal tiene que perseguirlos por donde se pueda y hacerles la vida imposible hasta que se mueran en Hernani o en casa de su puta madre.

(En este ultimo parrafo he vuelto a apasionarme, lo siento.)

Xurxo Ventos dijo...

Querido lector,
Si en verdad eres una víctima de De Juana, mi más sincera solidaridad. Comprendo tu odio y tu dificultad para abstraerte de los sentimientos que te inspira el sr. De Juana. Espero de todo corazón que te liberes de esos sentimientos de rencor y puedas mirar al futuro sin que noticias como la de hoy te hieran. Lamento muchísimo haberte herido con mis consideraciones, y sin embargo no puedo dejar de hacerlas, pues creo que mirar las cosas desde otro punto de vista ayudaría a solucionar este y otros conflictos, reduciendo el dolor en este valle de lágrimas. Y esto bien vale una pequeña sacudida a tu rencor y al de tus compañeros de desgracia, que por otra parte sería deseable que extirpaseis.

Si por el contrario no eres una víctima, tu sometimiento al odio no está justificado: sería un odio mezquino, el odio del que se cree en poder de la razón y desprecia el punto de vista de los demás. Es también el odio del ignorante.

De Juana ha cumplido de acuerdo con la Ley, y así lo testimonian los documentos del poder judicial. Cómo es eso, te lo repito: no lo discuto, ni su justicia o injusticia, ni su conveniencia o no para la paz. Haz el esfuerzo de ajustarte a mi texto en tus críticas.

Sobre tu argumento referido a las indemnizaciones, carezco de los conocimientos necesarios para entrar en la discusión. En cualquier caso, pasarse un tercio de una vida en la cárcel me parece una tortura y una venganza, y no comparto la filosofía penal que contempla la cárcel como un castigo.

De nuevo tu voluntad de justicia por la muerte te delata. Realmente, si no eres familiar de un asesinado por ETA, padeces un grave mal. ¿No te das cuenta de que tu lógica es la misma que ha llevado a De Juana a cometer los asesinatos?

Te agradezco tu participación enriquecedora para este foro, y te ruego en sucesivos comentarios un moderamiento en el lenguaje.

Anónimo dijo...

Eh, eh!!!,cuidadito que DeJuana tiene bastante más dignidad y cojones que mucho hipócrita , cínico , autodenominado ESPAÑOL de BIEN y DEMÓCRATA , dedicados a joder la vida de los más desfavorecidos , sólo por participar , aunque sea de forma pasiva e inconsciente ,de esta comedia...

Peterlasting , a tí y a los que como tú hablais por hablar QUE OS JODAN BIEN!!!


HUY ,HUY perdoncito,perdoncito querido, ahora me he apasionado yo.

Anónimo dijo...

Si ,preso de conciencia,político y cabeza de turco de un negocio en el que el estado ESPAÑOL no ha escatimado en gastos.
Es penoso y de una estrechez mental que linda con la deficiencia,observar con lente microoscópica,lo que los críticos afines al estado piden que juzguemos de tal modo , y tomemos el telescopio para juzgar los crímenes,y delitos estatales a distancia...,o utilizamos el mismo rasero para todos o el Sr. de Juana tendrá tanta o más dignidad humana que los "intocables" de este sistema actual.
Hablemos del negocio de armas del que se lucran las arcas del estado, hablemos de los derechos laborales pactados entre sindicatos y estado , de la dejación absoluta para normalizar convenios laborales esclavistas y todo tipo de irregularidades ...,dónde están los inspectotes de trabajo? , y la especulación del suelo , y la libertad de expresión y soberanía de los pueblos ?.., o sólo tiene ese derecho el pueblo español?...

Hipocresía , cinismo , ignorancia , alienación ...,son algunos de los valores que promueve este sistema democrático del que muchos se enorgullecen...,eso si , hasta que la lacra del paro o el empleo basura llame a la puerta verdad...

Y las personas mayores ? a quienes se les niega la incorporación al mercado laboral, y sus pensiones...

Esto no es un alegato a la violencia , es una denuncia a la mentalidad colectiva , alienada , enajenada y egoísta de este país tan guay...,pero qué más da, PODEMOS; PODEMOS ; PODEMOS , OHÉ ,OHÉ, OHÉ...

Xurxo Ventos dijo...

Hola Míkel,
Pasa, amigo. Ya no hace falta que dejes más mensajes, lee con atención lo que tengo que decirte.
Tuve hace ya varios días en mi casa la evidencia de que eras tú la persona a la que yo había hecho daño y me quedé trastornado por un buen rato, tal vez te diste cuenta, me hablabas y no podía oírte, y menos responderte. Había sospechado de casi todo el mundo, pero jamás dudé de ti, mi buen amigo que tanto me ha enseñado: a vivir a Silvio y a Fausto y Vinicius y todos los demás cantautores, a cantar con el corazón, a amar la naturaleza, la sabiduría de la Seta. El amigo mayor al que siempre he admirado como persona y como artista, el único que me queda de aquellos con los que compartí momentos maravillosos. Todo esto lo sabes, conoces el aprecio que te tengo porque no hacía falta que lo dijese, estoy seguro de que siempre lo has sentido, y más en este último año en que hemos intimado más.
Por eso me quedé trastornado. ¿Por qué todo esto? Empecé a recordar y todo empezó a tomar sentido, que antes de ahora no podría haber imaginado. Pero sabes que yo nunca quise hacerte daño. Ahora sé que has sufrido, puedo imaginar cómo te sientes, pero ¡si me hubieses tendido la mano!
Afortunadamente todo ha pasado ya. Creo que si durante un tiempo estuviste resentido conmigo, desde hace ya algunos meses se han cerrado tus heridas y ya sientes el aprecio que te tengo, que te he tenido siempre. Yo estoy un poco triste, porque por mi imprudencia he hecho daño a alguien a quien quiero. Pero creo que todo ha pasado ya y podemos seguir como si nada. Yo he borrado todos los mensajes a medida que me llegaban, no te preocupes que de ningún modo me hacían daño, los leía y me parecían divertidos, luego los borraba. No queda rastro de nada de todo esto, podemos quedar mañana y no decirnos una palabra sobre todo ello. Yo voy a seguir exactamente como hasta ahora: queriéndote y admirando tu voz, tus canciones, tus comentarios simpáticos, tu compromiso político que comparto. Sé que ha sido duro para ti y a cualquiera se le puede ir un poco la olla, a mí también se me fue cuando lo de Cathrin, ¡tú lo sabes cuánto!; y no pasa nada, son etapas.
O puedes, si quieres, preguntarme tranquilamente cómo hice para pillarte, y te lo contaré y nos reiremos juntos y te daré un muy fuerte abrazo con todo mi cariño y te diré “Pero mira que se te va la pinza, entre esto y lo de cuando le pintaste bigotes a los cuadros de la Jaula de Urzáiz...!!”. No hace falta que me cuentes nada, ni que me des explicaciones, ni que me pidas disculpas por nada (ya lo has hecho en los últimos mensajes, además), tan sólo nos podremos mirar tranquilamente a la cara sin tener ningún secreto ni rollo raro, y recordarlo juntos seguramente entre risas, como buenos amigos que somos.
Te mando todo mi cariño, amigo,
Jorge