martes, 10 de abril de 2007

EL PAÍS, CENSURA Y MANIPULACIÓN

Saludos, lector de “elpaís.com”,

Soy Xurxo Ventos.Gracias por interesarte en mi blog. Lamento ya de un golpe de vista decepcionarle, pues a la vista de mi comentario publicado en “elpais.com” tal vez esperaba un tipo de opinión que no encontrará aquí. Ese comentario lo he escrito pensando en lo que “elpais.com” quiere que se publique en su sección de comentarios sólo para poder engañar a la brutal censura con la que filtra los comentarios de sus lectores, y dar así la oportunidad a los lectores del mundo hispano de conocer, por un lado, la actividad manipuladora de “El País” que yo denuncio con el ejemplo claro y demostrado de la censura con la que silencian mis incómodas opiniones; y por otro lado de conocer opinones críticas e independientes –las mías propias y las de otros periodistas “blogeros” y medios independientes a los que ofrezco enlaces en este mi blog- sobre la actualidad que usted y muchísimas personas conocen sólo a través de los medios propiedad del Grupo Prisa y otros medios asociados al Poder en sus diferentes facciones.

Ahora mismo me encuentro escribiendo un análisis detallado de la actividad manipuladora de “El País”, en concreto a través de su fementida “sección abierta” de los comentarios a las noticias. Para que vaya teniendo una idea de qué hablo, le ofrezco el comentario censurado de hoy, y en los posts previos a este encontrará otros ejemplos.

El comentario censurado de hoy, a la editorial sobre la Ley de Publicidad Institucional:

“Siempre lamentándose... Que si la guerra ilegal, que si las recalificaciones... ¿pero no se dan cuenta, hombre, que son ustedes los que legitiman este tipo de "fraudes intolerables" con su voto? Por si no lo sabían, existen otras alternativas de organización de la sociedad. La democracia representativa está en crisis. Tengamos un poco de valentía y fé en nosotros mismos, ha llegado el momento de transformar radicalmente la sociedad. Un poco de valentía también de "El País" para publicar este comentario!”

Como ven, “elpais.com” no tuvo la valentía de publicar mi comentario. Tienen pánico a que los ciudadanos conozcan el modo de reventar el sistema que sostiene la estructura que les coloca en una situación privilegiada, a ellos y a los poderes a los que sirven. Pero no podrán acallar mi voz ni la de los intelectuales que nos estamos organizando a través de Internet, pues no pueden controlar este medio libre. Si usted quiere colaborar en desenmascarar la manipulación informativa, únase a nosotros, participe en este foro con sus comentarios.

Internet ha abierto las puertas para una nueva sociedad. Hay que armarse de valentía y atravesarla.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde luego eres bobo y te gusta dar la nota, nada chavalin sigue así, escribiendo jilipolleces en el Pais para llamar la atención.

Xurxo Ventos dijo...

Lector que te ocultas en el anonimato,
Desconozco qué oscuro placer te llevó a insultarme, pero como tengo unos segundos te responderé.
No es que me guste dar la nota, me gusta estudiar, investigar, analizar y publicar el resultado de mis reflexiones. Estas que tu llamas "jilipolleces" son opiniones estructuradas, mejor o peor según el gusto de cada cual, pero que innegablemente presentan un planteamiento, un desarrollo y una conclusión.
Si tú deseas que alguien preste atención a lo que digas, en vez de causar la mofa pública como en esta ocasión, te recomiendo para empezar que mejores la ortografía: "chavalÍn" lleva un acento en la "i", lo mismo que "PaÍs". Esto se consigue leyendo mucho. Una vez logrado esto, puedes intentar exponer una opinión basándote en algo, desarrollando unas razones, en general diciendo algo: porque lo que me escribes no dice nada, salvo lo que se deduce de tu ortografía vacilante y tu comentario dogmático: que eres un cateto.
Gracias por tu comentario, muy ilustrativo para los lectores que frecuentan este foro, nos das una idea de cómo anda la sociedad.

Antonio Aramayona dijo...

1. Coincido con la parte sustancial de los comentarios. Incluso me parece brillante y agudo el paralelismo que repetidamente aparece en ellos, para ilustrar y clarificar lo expuesto.
2. No calificaría de “censura” la acción de El País. Lo advierten en la letra pequeña de la sección. Otra cosa es su aplicación e interpretación concretas de lo que es o no es, por ejemplo, “injuriante”.
3. A veces la vehemencia no equivale a contundencia o verdad de un argumento.
4. La vehemencia puede sobrepasar en algunos casos los límites de la objetividad.
5. La vehemencia puede hacer también que algún lector se fije poco en el mensaje.
6. El lector tiene la capacidad por sí mismo de juzgar el grado de verdad de un texto o exposición.
7. Por eso mismo, el autor de ese texto o esa exposición debería abstenerse de realizar autoevaluaciones o autocalificaciones.

Xurxo Ventos dijo...

Hola Antonio,
Gracias por tus participaciones hoy! Y por tus elogios.
Empiezo por comentarte lo que dices sobre mi vehemencia.
Ya te dije alguna vez en privado que no sé decir las cosas de otro modo. Si no sería mejor decirlas más suavemente me lo pregunto a diario. Tal vez tengas razón con que no es lo mejor para hacer llegar el mensaje a muchas personas. El caso es que por ahora considero que en la situación tan grave en que nos encontramos endulzar las cosas sólo sirve para distraer. Apuesto por la radicalidad, entendida como oposición total sin concesiones de ningún tipo. Quiero decir que no concederé un endulzamiento de mi mensaje para evitar espantar a los lectores, y justamente porque creo que la situación es para espantarse y sólo espantándose (enfrentándose con la verdad desnuda) logrará el lector desperezarse de su sopor y actuar, liberándose de las fuerzas que lo dirigen.
Vehemencia puede tal vez significar contundencia, pero como dices no tiene nada que ver con la verdad: la verdad de un enunciado se verifica en su confrontación con la realidad, la vehemencia es algo que se relaciona con la forma. Por ello, también la considero en un plano diferente que no afecta a la objetividad: ésta la relaciono con la verdad, en el plano del significado.
En cuanto a la censura de "El País", sí lo es, porque la sección se presenta como un lugar de opinión libre para todos, y en ello está el punto: engaña al lector, que cree que lo que en ella lee es reflejo de las opiniones de los lectores. Sin embargo, "El País", privando a los lectores de leer mis comentarios, está falseando esa imagen. Este ha sido desde siempre el objetivo de la censura: falsear la realidad y acallar las voces incómodas, y en esto la que ejerce "El País" no se diferencia de la de Franco. En cuanto a las normas de la sección, en ninguna parte se reservan el derecho a censurar lo que les parezca oportuno: sólo lo 1)Injuriante 2)contrario a la ley, 3)Fuera del tema que se trata. Habrás podido comprobar leyendo mis comentarios que bajo ningún punto de vista, por retorcido que sea, se podría censurar ninguno de ellos de acuerdo con estas normas. Y cabe señalar que en la sección aparecen a diario todo tipo de palabras soeces camufladas con ***, insultos directos (a Zapatero y Rajoy, los predilectos de los lectores) e incluso al propio periódico.
El caso es que ninguno de esos comentarios supone un peligro para "El País" ni para los poderes a los que sirve, ya que provienen de personas desarmadas de cultura y actitud crítica. El terror de "El País", o más bien del poder que dicta todo lo que publican, es el intelectual, porque escapa a su control, y sus comentarios que ponen el dedo en la llaga, y con su agudeza y capacidad de análisis es capaz de desenmascarar sus manejos y de comunicarlos elocuentemente a un gran número de personas: capaz de desatar el cáncer de la verdad, como he dicho en el artículo.
¿Acaso crees que en "El País" no saben ya quién es Xurxo Ventos, y que en sólo dos meses su blog lo leen 40 personas al día?

Para terminar, lo que me dices acerca de la capacidad del lector de juzgar... pues en teoría es cierto, pero el agente de la manipulación desvirtúa esta capacidad, como han demostrado diversos estudios psicológicos. En cualquier caso el origen de la falsificación está en el emisor, no en el lector, y es con el primero con el que se debe luchar. El lector hay que intentar educarlo (no confundir con manipularlo), y confiar un poco en él. Yo confío en mis lectores, es el que los engaña el que no confía. Yo expongo mis razones y tengo plena confianza de que una persona dotada de inteligencia será capaz de seguir mi razonamiento lógico y captar mi mensaje sin confusión ni malentendido, para después juzgar libremente.
Algo completamente opuesto a lo que hace "El País", que por otra parte en el asunto de la censura ni siquiera desconfía del lector ni nada: simplemente le impide juzgar, le priva de la información.
Un abrazo y mil gracias por tus intervenciones!
Xurxo

josejoa dijo...

Tienes razón de que el País censura comentarios, a mi me ha censurado un montón. Lo que ahora hago es que cuando escribo porque me interesa la noticia y no puedo evitarlo me dirijo directamente al censor jajaja, así si me lo publica me quedo satisfecho y sino pues se que le ha dolido bastante para no publicarlo.
Por otra parte te diré que si el País censura comentarios ya no te digo de otros medios de comunicación como por ejemplo el Mundo que no publica ningún comentario por lo que puede manipular a su antojo.
También tengo una página web http://josejoa.net pero a mi no me gusta publicarla en ningún medio público porque no creo en la publicidad (la pongo aquí porque considero que un blog no es un medio estrictamente público).
salu2

Xurxo Ventos dijo...

Saludos Josejoa, gracias por intervenir.
Yo también me he dirigido a veces al censor, pero ya de pura desesperación, para amenazarle con sacar todo a la luz... y dar desahogo a mi frustración! Al final tienen la sartén por el mango.

Te agradezco tu opinión, pero no la comparto del todo, tu apreciación acerca de "El Mundo" respecto a "El País". Creo que "El Mundo" es mucho más honesto no permitiendo comentarios, pues no engaña a nadie dándoselas de diario participativo. Son de derechas y nunca lo ocultan. En general me parece también un diario más independiente que "El País" (considerándolo en relación al resto de medios generalistas, claro, ya que independiente totalmente no hay ninguno en ese grupo); mi impresión es que simpatizan con el PP pero es simplemente una cuestión de afinidad ideológica. La verdad hace bastante que no lo leo porque sus posturas no me gustan, ni su selección de artículos a destacar, pero recuerdo que mi impresión era esa.
Un diario manipula cuando hace creer al lector que sus informaciones son independientes y hasta objetivas. "El Mundo" no hace eso, creo que nunca se lo ha propuesto. El que sí tiene delito en ese aspecto es "El País".
Un abrazo y gracias de nuevo,
Xurxo